ЛитМир - Электронная Библиотека
A
A

– Es posible -dice Armand con tono arrogante-, pero es el señor cura el que debe decidir esto, no yo.

– Y bueno -digo tomándolo por el brazo, lo que tiene como finalidad facilitarle una graciosa salida-, vas a ir a explicarle esto de mi parte, a Fulbert, y al mismo tiempo decirle que estamos acá y que se está haciendo tarde. Ustedes -digo por encima del hombro- continúen cargando hasta nueva orden. Sin darme corte -le digo en tono confidente cuando nos hemos alejado unos cuantos pasos-, se puede decir que te he sacado de un mal paso, Armand, son unos duros esos tipos, y el pequeño Colin es el más duro de todos, es un milagro que no te haya partido el cráneo en dos, no tanto porque lo hayas llamado "boludo", comprendes, es que lo has llamado "pequeño boludo", eso no lo perdona. Con todo, Armand -le digo apretándole el brazo con fuerza-, ¡La Roque y Malevil no se van a hacer la guerra por un montón de chatarra que ya no le puede servir a nadie! Un suponer que Fulbert no quiera reconocer el derecho de Malevil sobre el negocio de Colin, y que las cosas se envenenen, y que se llegue a intercambiar unos tiros, sería bastante estúpido hacerse matar por eso, ¿no es cierto? Y del lado de ustedes, si distribuyen las escopetas del castillo a la gente de aquí, no es del todo seguro que las usarían contra nosotros.

– No veo qué te autoriza decir eso -dice Armand deteniéndose y mirándome, blanco de miedo y de rabia.

– Y bueno, mira a tu alrededor, muchacho. Sin embargo, ha hecho bastante ruido la pelea de ustedes. ¡Y bueno, mira!, ¡mira! ¡Nadie en la calle! -Me sonrío-: No se puede decir que los larroqueses han volado en tu auxilio cuando tenías mis tres muchachos encima.

Me callo para dejarlo tragar ese bol de hiel, y lo traga, en silencio, al mismo tiempo que mi velado ultimátum.

– Bueno, te dejo. Cuento contigo para que le expliques la situación a Fulbert.

– Voy a ver lo que puedo hacer -dice Armand, tratando de volver a juntar alrededor de él, lo mejor posible, los jirones de su amor propio.

65
{"b":"89353","o":1}